Préstamos con chequera, una nueva alternativa

Cuando pensamos en la idea de solicitar un crédito generalmente evaluamos todas las alternativas que tenemos a la mano o las más tradicionales, entre ellas podemos considerar préstamos bancarios o personales, algunos  conllevan trámites muy engorrosos y otros simplemente brindan tasas de intereses muy elevadas.

Los préstamos con chequeras son una alternativa confiable y rápida a la hora de obtener dinero, siendo cada vez más solicitada por ser una opción eficaz y por resultar menos engorrosa y rentable.

Cualquier empresario o comerciante que posea una chequera bancaria puede llevar a cabo sin problema préstamos con chequera, además de que cualquier banco en el que un individuo posea una cuenta ya sea de ahorros, corriente etc., ofrece este servicio, generalmente sin ningún cargo adicional, esto facilita en gran medida este proceso, y otras razones por las cuales se encuentra en tendencia tales como: no hay más garantías que demostrar, ofrece tasas razonables y son muy fáciles de obtener.

Cómo funcionan

El modus operandi de este tipo de préstamos es muy sencillo, se emite un cheque a la entidad bancaria o persona natural a la cual se solicita el préstamo, los cheques serían de cobro diferido y  funcionan como garantía de que el emisor del préstamo tendrá su dinero de vuelta ya que representa un documento legal que acredita que la transacción se realizó, a cambio de esto se le entrega el dinero al solicitante ya sea en efectivo o por medio de una transferencia electrónica, y el compromiso de pago se acuerda entre las partes.

Préstamos con cheques personales

Una persona natural con una chequera bancaria y con la posibilidad de emitir cheques, fácilmente puede obtener el efectivo que necesite  mediante un crédito con cheques personales. Sin tener que demostrar ingresos, garantías o aportes de ningún tipo y además de conseguir tasas muy competitivas.

Préstamos con cheques a terceros

En ocasiones, las personas o empresas reciben pagos con cheques de cobro diferido, necesitando liquidez inmediata, por lo que la opción más eficaz en estos casos es un cambio de cheque por efectivo, para lo cual las entidades financieras exigen como único aval que quien reciba el dinero, en caso de ser una empresa, tenga chequera y pueda emitir cheques sin problema. Aunque en la actualidad, se podría decir que un gran porcentaje de la población cuenta con una chequera por lo que el uso y los fines de los cheques propios aumenta cada vez más.

Préstamos con cheques para empresas

Al momento de solicitar un préstamo o crédito bancario, las empresas deben pasar por trámites engorrosos y en ocasiones se les solicitan requisitos casi imposibles de conseguir. El caso de las empresas es muy parecido al de una persona natural a la hora de solicitar un préstamo con chequera, ya que tiene las mismas exigencias, es decir,  una cuenca corriente y una chequera con mínimo seis meses de antigüedad, lo que posibilita casi de manera exprés el acceso de dinero a la empresa.