Para Donald Trump, todas las mujeres parecen iguales

Durante la cumbre de APEC en Vietnam a principios de este mes, se informó que Donald Trump estaba confundido”por un buen tiempo” sobre quién era exactamente Jacinda Ardern, la primera ministra de Nueva Zelanda. De hecho, es inusual ver a una mujer -y a una menor de 40 años, por cierto- al mando de un país. Uno sólo puede imaginar que, en la mente de Trump, tenía más sentido que Ardern fuera la esposa de Justin Trudeau. Después de todo, hablan el mismo idioma (Trump podría haber confundido fácilmente las fonemias kiwis de Ardern con un marcado acento quebequés), y tienen aproximadamente la misma edad. No importa que Trump haya conocido a Sophie Grégoire, la verdadera esposa de Trudeau, que se parece poco a Ardern.

No es la primera vez que Trump se equivoca con la identidad de las mujeres. En una conferencia de prensa en Finlandia, el pasado mes de agosto, intentó frenar una pregunta de una reportera que creía que monopolizaba su tiempo. “¿Otra vez?” Trump protestó cuando el reportero comenzó a interrogarla, pensando que se había dirigido a ella cuando en realidad las preguntas anteriores provenían de una mujer diferente. “Tenemos muchas mujeres rubias en Finlandia”, señaló una de las reporteras.

En enero, Trump tuiteó accidentalmente sus elogios para una mujer llamada Ivanka Majic, trabajadora municipal y miembro del Partido Laborista en Inglaterra, pensando que era su hija. Y luego, tras el huracán Irma en Florida, Trump confundió el paradero de su propia esposa, diciendo a los periodistas “Melania realmente quería estar con nosotros” mientras ella estaba a su lado.

Jacinda Ardern afirma que el error de Trump sobre su identidad fue simplemente una observación hecha por un amigo suyo. Pero dado su historial, no es difícil creer que la confusión ocurrió. En caso de que todavía haya alguna confusión sobre si Ardern y Grégoire son la misma persona, por favor vea arriba.

Observe a Justin y Sophie tratando de no reaccionar a los aterradores pensamientos de Trump sobre las armas nucleares:

Reply