Mirando el Papel de la Vitamina D en el Asma

  1. Salud
  2. Nutrición
  3. Vitaminas
  4. Mirando el Papel de la Vitamina D en el Asma

Libro Relacionado

Vitamina D para tontos

Por Alan L. Rubin

Alguna evidencia sugiere que la vitamina D puede jugar un papel en la prevención del asma. El asma es una condición común en los Estados Unidos y en todo el mundo. El siete por ciento de los estadounidenses, cerca de 22 millones de personas, sufren de asma. Un tercio de ellos son niños. El asma puede ser grave pero, afortunadamente, las muertes por asma ascienden a sólo alrededor de 3,450 por año.

Síntomas y desencadenantes del asma

El síntoma principal del asma es la dificultad para respirar, generalmente como resultado de un espasmo de los conductos respiratorios de los pulmones, los bronquios. Esta afección se denomina broncoespasmo. Los síntomas pueden variar de leves a severos.

Cuando se produce un broncoespasmo, se denomina ataque de asma y presenta los siguientes síntomas:

  • Opresión en el pecho
  • Tos
  • Dificultad para respirar
  • Sibilancias al exhalar

A medida que un ataque de asma empeora, su gravedad se determina haciendo que el paciente respire con fuerza dentro de un tubo y midiendo el flujo de aire. El flujo de aire continúa disminuyendo si el ataque no se interrumpe, hasta que el paciente se agota e incluso puede necesitar ayuda para respirar. La cara y las uñas pueden tornarse azules por falta de oxígeno, y en ataques severos una persona puede morir de hipoxia (falta de oxígeno).

Varios factores ambientales pueden desencadenar un ataque asmático. Los más importantes se enumeran a continuación:

  • Humo de cigarrillo
  • Aire frío
  • Mala calidad del aire debido a la contaminación, incluyendo polvo, pelo de animales, moho y perfume.
  • Estrés psicológico
  • Infección respiratoria viral

Los factores hereditarios también están en juego. Los investigadores han encontrado variaciones en más de 30 genes que contribuyen al asma.

La obstrucción asmática de las vías respiratorias es reversible. La obstrucción es el resultado de una combinación de espasmo e inflamación a menudo asociados con la infección. Un ataque de asma se puede prevenir usando medicamentos inhalados como esteroides o broncodilatadores.

Si una persona evita desencadenantes como el humo del cigarrillo y el pelo de animales, puede prevenir ataques de asma. Todavía pueden llevar broncodilatadores de acción rápida para un ataque agudo de asma, pero los necesitarán con menos frecuencia.

La mitad de los niños con asma ya no lo padecen, tal vez debido a un cambio en el entorno. Aquellos que no lo hacen pueden controlar su asma con esteroides inhalados. Muchos pacientes a menudo no necesitan medicamentos hasta que una infección u otro factor desencadenante provoca un ataque.

Niveles de vitamina D y asma

Las pruebas de un papel importante de la vitamina D en la prevención y el tratamiento del asma son prometedoras, pero se basan principalmente en asociaciones entre la 25-hidroxivitamina D sérica y diversos aspectos de la enfermedad. Los investigadores médicos saben que este tipo de asociaciones no se mantienen bajo un escrutinio más cuidadoso. Por lo tanto, aunque esto es interesante, aún no está a la altura de los altos estándares necesarios para hacer recomendaciones de salud pública.

Los estudios celulares muestran que el calcitriol tiene efectos beneficiosos sobre las células del músculo liso de las vías respiratorias – si esto también ocurre en el cuerpo, entonces el calcitriol podría bloquear o ralentizar el tipo de cambios en el pulmón que se desarrollan en el asma avanzada.

Observando los estudios que asocian los niveles de vitamina D en el suero con el asma, también hay mucho por lo que emocionarse. Algunos ejemplos son:

  • Las personas con alta exposición a la luz UV tienen bajas tasas de asma.
  • Entre los adultos, los afroamericanos obesos tienen el índice más alto de asma en la población y los niveles más bajos de vitamina D.
  • Las personas asmáticas con bajos niveles de vitamina D tienen peores resultados en las pruebas de función pulmonar que aquellas con niveles normales de vitamina D.
  • Un mayor consumo de vitamina D en las mujeres embarazadas se relaciona con índices de asma hasta 40 por ciento más bajos en sus hijos.
  • Los niveles de vitamina D en niños asmáticos están inversamente asociados con los marcadores de la gravedad del asma en los niños. Tienen menos visitas al hospital y necesitan medicamentos antiinflamatorios con menos frecuencia.

Se iniciaron varios estudios en los últimos años con el objetivo de evaluar el efecto de los suplementos de vitamina D sobre el desarrollo o la gravedad del asma. Aún así, no hay razón para esperar para aumentar su consumo de vitamina D si tiene niveles séricos de 25-hidroxivitamina D inferiores a 20 ng/ml o 50 nmol/L. Hacer eso al menos beneficiará sus huesos y también puede ayudar a sus pulmones.