Guarde sus monedas amarillas

He aquí un pequeño cálculo increíble: reserva €0,50 cada día. En sólo un año, ¡es casi el 40% de un fondo de emergencia de 500 €! Vigila tus gastos. Por lo menos una vez al mes, tómese el tiempo para sentarse y revisar sus estados de cuenta bancarios cuidadosamente. Analice todos sus gastos para ver si son REALMENTE necesarios.

Entonces, hágase la siguiente pregunta:”¿Fueron realmente necesarios todos estos gastos? o algunos de ellos podrían haber contribuido a un fondo de emergencia?” Espere 2 días antes de realizar una compra importante. Para evitar comprar cosas innecesarias, espere 48 horas antes de hacer la compra. Es un buen truco para evitar arrepentimientos.

Y, en lugar de hacer un gasto innecesario, ¿por qué no financiar un fondo de ayuda? Descubre el truco aquí. Evite los cargos de la tarjeta bancaria. Si usa una tarjeta de crédito, limite sus compras a lo que puede pagar antes de fin de mes. Le ahorra tener que pagar tasas de interés exorbitantes. Si usa una tarjeta de crédito, su banco probablemente le permitirá tener un sobregiro. Es conveniente para el servicio de asistencia técnica, por supuesto.

Pero pierde el mal hábito de depender de este sobregiro. Te ahorrará tener que pagar algunos bonos. Estos honorarios son evitables y serían más útiles en un fondo de ayuda, ¿no? Establezca un presupuesto. ¿Busca una manera eficaz de establecer un presupuesto?

Así es como hacerlo: Guarde TODOS sus recibos por 1 mes completo. Al final del mes, analice los gastos realizados. Le dará una visión general de sus gastos de inmediato! Vaya al dentista regularmente. Personalmente, voy al dentista dos veces al año para un simple raspado y limpieza de dientes. Estas visitas regulares ayudan a identificar las caries con bastante antelación y evitan tratamientos más costosos.

Vigila tus gastos

En efecto, no se da, ¡una corona! Vigila tus gastos. La mayoría de las personas no controlan en absoluto sus gastos. ¿Resultado? Bueno, gastan más de lo que su presupuesto les permite. Ouch! Aquí está la solución para mantener un ojo en sus gastos: sobres simples! Establezca un presupuesto para cada uno de sus gastos: transporte, compras, entretenimiento, etc. Luego, ponga el dinero que necesita, para cada gasto, en sobres.

Es una manera segura y conveniente de evitar exceder su presupuesto! Y lo que es más, le permite ahorrar el dinero que no gastó al final del mes. Descubre el truco aquí. Aproveche su comité de empresa. ¿Sabía usted que su empleador es responsable de cubrir parte de sus costos de transporte? A menudo, también puede beneficiarse de descuentos en las suscripciones a salas de fitness, entradas de cine, etc. Pregunte al director de recursos humanos de su empleador para obtener más información sobre los servicios que se ofrecen.

Considere si usted puede pagar una compra. Este es un método excelente para determinar si realmente puedes permitirte un poco de diversión. Separe la cantidad que está acostumbrado a gastar para divertirse un poco. Ejemplo concreto: te compras algo que te guste (1 paquete de cigarrillos, 1 botella de vino o 1 paquete de cerveza).

Guarde (en un frasco, por ejemplo) exactamente la misma cantidad que gastó en esta compra. Si usted no puede permitirse el “tarro Rise”, es muy probable que no puede permitirse una buena botella de Burdeos que le hace lucir bien! Tan simple como eso. Calcule el precio de las cosas en salarios por hora.

Tome el precio de un artículo que le interesa y divídalo por su salario por hora

Por ejemplo, un par de zapatos cuesta 60 € y tú ganas 10 € por hora. ¿Realmente valen estos zapatos 6 largas horas de tu duro trabajo? Pone las cosas en perspectiva enseguida, ¿no? Concéntrese en el ahorro a corto plazo. Es más probable que usted pueda ahorrar dinero si su meta es a corto plazo.

Tiene sentido: reservar 10 € a la semana parece más fácil que reservar 500 € al año, ¿no? Comprar al por mayor en Internet. Varios proveedores y tiendas en línea ofrecen cargos de entrega si el pedido excede una cierta cantidad. Aproveche esta oferta solicitando artículos especiales y no perecederos. Ahorra tiempo y dinero!