El papel de la vitamina D en la protección contra el cáncer de páncreas

  1. Salud
  2. Nutrición
  3. Vitaminas
  4. El papel de la vitamina D en la protección contra el cáncer de páncreas

Libro Relacionado

Vitamina D para tontos

Por Alan L. Rubin

El cáncer de páncreas generalmente tiene un mal pronóstico debido a su ubicación en relación con otros órganos críticos. Los estudios sugieren que la vitamina D puede jugar un papel importante en la prevención del cáncer de páncreas. El páncreas tiene dos funciones principales:

  • Producir hormonas, insulina, glucagón y somatostatina para controlar la glucosa (azúcar) en el cuerpo
  • Producir enzimas que van al intestino delgado y ayudan a descomponer los alimentos en partículas que el cuerpo puede absorber.

La mayor parte del páncreas se encuentra detrás del estómago, como se muestra en el siguiente diagrama. Los tumores que crecen no se pueden sentir hasta que son tan grandes que el cáncer está muy avanzado. Por esta razón, el cáncer de páncreas tiene una alta tasa de mortalidad. Aproximadamente 42,500 nuevos casos ocurren en los Estados Unidos cada año, y 35,250 muertes ocurren por cáncer de páncreas.

La ubicación del páncreas.

Factores de riesgo y síntomas del cáncer de páncreas

Los cánceres de páncreas generalmente surgen del tejido que produce las enzimas para el intestino delgado en lugar del tejido que produce las hormonas. Este cáncer es llamado un “asesino silencioso” debido a la falta de síntomas tempranos y síntomas posteriores inespecíficos.

Otros cánceres de páncreas surgen de las células productoras de hormonas del páncreas, llamadas los islotes. Estos cánceres pueden ser silenciosos o pueden causar un nivel bajo de azúcar en la sangre (hipoglucemia) debido a un tumor productor de insulina (insulinoma).

El cáncer de páncreas tiene muchos factores de riesgo, algunos de los cuales se pueden evitar y otros no. Los más importantes se enumeran a continuación:

  • Antecedentes afroamericanos
  • Diabetes mellitus
  • Exceso de carne roja en la dieta
  • Falta de verduras y frutas en la dieta
  • Antecedentes familiares de cáncer de páncreas
  • Sexo masculino
  • Obesidad
  • Edad avanzada (más de 60 años)
  • Fumar (responsable del 30 por ciento de los cánceres de páncreas)

Los signos y síntomas más comunes incluyen los siguientes:

  • Diabetes, ya que el tumor reemplaza el tejido que produce la insulina
  • Orina oscura por ictericia
  • Pérdida de apetito, con náuseas y vómitos
  • Pérdida de peso
  • Dolor en la parte superior del abdomen y la espalda
  • Ictericia indolora (ojos y piel amarillos)

Diagnóstico y tratamiento del cáncer de páncreas

El diagnóstico de cáncer de páncreas generalmente se hace en una etapa tardía, cuando un paciente se queja de dolor en el abdomen, ha experimentado pérdida de peso y tiene ictericia. Luego, el paciente generalmente se somete a una tomografía computarizada (TC) para encontrar la ubicación del cáncer.

Si el tumor todavía está localizado en el páncreas, la primera línea de tratamiento es la extirpación quirúrgica del tumor. Luego, se administra quimioterapia, pero por lo general es sólo para darle al paciente unos pocos meses más de vida.

Debido a que el cáncer de páncreas generalmente se diagnostica tarde y la recuperación de la enfermedad es rara, algunos piensan que la prevención es más factible que el tratamiento. Hasta el 30 por ciento del cáncer de páncreas se puede prevenir dejando de fumar.

El papel de la vitamina D en el cáncer de páncreas

Alguna evidencia sugiere que la vitamina D puede jugar un papel importante en el cáncer de páncreas. Considere estos puntos:

  • La cantidad de irradiación ultravioleta B del sol está inversamente asociada con la aparición de cáncer de páncreas en todo el mundo.
  • El calcitriol y los medicamentos diseñados para actuar como el calcitriol pueden retardar el crecimiento de las células cancerosas del páncreas en cultivo y en modelos animales.
  • En unos pocos estudios, el riesgo de cáncer de páncreas era mayor cuando la ingesta de vitamina D era inferior a 150 UI al día. La protección debida a la vitamina D se maximizó cuando la ingesta era superior a 300 UI al día.

Aunque estos resultados son prometedores, existen varios estudios que muestran que los niveles altos de vitamina D en la sangre podrían ser dañinos. Un estudio combinó los resultados de otros siete estudios y encontró que los niveles séricos de 25-hidroxivitamina D superiores a 40 ng/ml[100 nmol/L] duplicaban el riesgo de cáncer de páncreas.

Otro vio un riesgo aún mayor en los fumadores.

Son estudios como estos los que hacen que algunos expertos en vitamina D sean cautelosos acerca de las recomendaciones generales para elevar la ingesta de vitamina D a niveles altos. Si los efectos preventivos del cáncer del calcitriol son reales, puede ser que las dosis recomendadas actualmente para la salud ósea sean todo lo que se necesita para lograrlos.

La evidencia para el cáncer de páncreas es consistente con otros estudios que muestran que es importante evitar la deficiencia de vitamina D (niveles séricos de 25-hidroxivitamina D inferiores a 10 ng/ml[25 nmol/L]).

Reply