El papel de la vitamina D en el lupus

  1. Salud
  2. Nutrición
  3. Vitaminas
  4. El papel de la vitamina D en el lupus

Libro Relacionado

Vitamina D para tontos

Por Alan L. Rubin

El lupus eritematoso sistémico, a menudo acortado a lupus, es una enfermedad autoinmune de los tejidos conectivos que sostienen y protegen a los órganos. La deficiencia de vitamina D puede jugar un papel en el desarrollo y la progresión del lupus, pero esto aún no se ha comprobado.

El lupus puede afectar a todos los órganos del cuerpo porque el tejido conectivo rodea a todos los órganos. En el lupus, se forman anticuerpos contra los tejidos conectivos en varias partes del cuerpo. Las células inmunitarias destruyen estos tejidos. Los signos y síntomas resultantes dependen de los tejidos más afectados.

Signos y síntomas de lupus

El lupus es nueve veces más común en las mujeres que en los hombres. Debido a que el lupus afecta a cualquier órgano del cuerpo, los signos y síntomas varían ampliamente. Dependiendo de dónde comience el lupus, puede imitar otras enfermedades, como la artritis reumatoide.

A continuación, se enumeran los signos y síntomas más comunes del lupus. Sólo recuerde que la enfermedad no es la misma en todas las personas, así que no todos los signos y síntomas están presentes en todas las personas:

  • Trastornos sanguíneos, especialmente anemia.
  • Trastornos cerebrales y del sistema nervioso, especialmente dolores de cabeza y problemas psiquiátricos, como ansiedad y psicosis.
  • Problemas generales del cuerpo, como fiebre y fatiga.
  • Problemas cardíacos debido a la inflamación del tejido que rodea al corazón (el pericardio), el músculo cardíaco en sí (el miocardio) y el revestimiento interno del corazón (el endocardio).
  • Trastornos articulares, especialmente dolor e inflamación, que no son tan severos y destructivos como la artritis reumatoide.
  • Problemas renales, como sangre en la orina, que conducen a insuficiencia renal.
  • Problemas pulmonares por inflamación del tejido alrededor de los pulmones (la pleura), así como neumonía.
  • Trastornos de la piel, especialmente un sarpullido que involucra la nariz y la cara a cada lado de la nariz, llamado sarpullido de mariposa debido a su apariencia. La luz del sol puede provocar la erupción.

Los médicos utilizan una prueba de sangre llamada prueba de anticuerpos antinucleares para diagnosticar el lupus. Sin embargo, esta prueba es positiva en otras enfermedades del tejido conectivo y también en personas normales, por lo que se hace un diagnóstico de lupus sólo si se observan algunos de los síntomas anteriores además de una prueba de sangre positiva.

Aunque el lupus puede ser una enfermedad grave, el curso del lupus es mucho menos grave ahora que en el pasado. Muchos pacientes pueden vivir sin síntomas, y muchos medicamentos efectivos pueden controlar los síntomas y prevenir complicaciones que llevan a la muerte.

Vitamina D y lupus

Algunos estudios apoyan la idea de que la deficiencia de vitamina D juega un papel en el desarrollo y la progresión del lupus. Éstos muestran que los pacientes con lupus que tienen la enfermedad más activa tienen los niveles séricos más bajos de 25-hidroxivitamina D. Además, los niveles séricos más bajos de 25-hidroxivitamina D se correlacionan con niveles más altos de autoanticuerpos en el lupus.

Aún no hay mucha evidencia de vitamina D y lupus. Pero dado el papel que juega la vitamina D en la respuesta inmunológica adaptativa, los científicos continúan buscando cómo se podría usar la vitamina D para ayudar a los afectados por el lupus.