Diferencias permanentes en la contabilidad fiscal

  1. Negocios
  2. Contabilidad
  3. Diferencias permanentes en la contabilidad fiscal

Libro Relacionado

Por Maire Loughran

Una diferencia temporal eventualmente se alisa con el tiempo, pero las diferencias permanentes nunca serán las mismas en términos de libro versus impuestos. Una diferencia permanente es una transacción contable que la compañía reporta para propósitos contables pero que no puede (y nunca podrá) reportar para propósitos de impuestos.

Las diferencias permanentes surgen porque los PCGA permiten la presentación de informes para una transacción en particular, pero el IRC no. Al igual que en el caso de las diferencias temporales, bastantes eventos contables conducen a una diferencia permanente.

Cinco diferencias permanentes comunes son las penalizaciones y multas, las comidas y el entretenimiento, los ingresos del seguro de vida, los intereses de los bonos municipales y los dividendos especiales recibidos por deducción.

  • Sanciones y multas. Estos gastos se producen cuando una empresa infringe las leyes civiles, penales o estatutarias (¡y es atrapada!). Digamos que una compañía rompe una ordenanza de zonificación local o que un empleado recibe una multa por exceso de velocidad mientras conduce el auto de la compañía para realizar negocios de la compañía, la cual deduce las multas impuestas contra el ingreso contable, pero el IRC 162(f) desautoriza una penalidad/financiación para fines impositivos. La empresa nunca consigue reducir los ingresos imponibles por el gasto – por lo tanto, una diferencia permanente entre los ingresos netos y los ingresos imponibles.
  • Comidas y entretenimiento. Las compañías pueden gastar el 100 por ciento del costo para proporcionar comidas y entretenimiento relacionados con los negocios en los que incurren en el curso normal de los negocios con fines de venta de libros. Sin embargo, bajo el IRC 274(n), para propósitos de impuestos, el negocio puede gastar, a lo sumo, sólo el 50 por ciento de ese mismo costo, a menos que se apliquen ciertas excepciones. En los impuestos, como en la vida, no hay almuerzo gratis.
  • El producto del seguro de vida. Si una corporación recibe seguro de vida después de la muerte de un empleado, es un ingreso para la contabilidad financiera, pero nunca para el ingreso imponible. En cuanto a las primas pagadas por el seguro de vida de los empleados clave, la empresa puede gastarlas para fines contables pero no fiscales.
  • Intereses de los bonos municipales. Los bonos municipales son instrumentos de deuda que un gobierno local emite para financiar un proyecto, como una nueva carretera. Según los PCGA, estos ingresos se añaden al beneficio. En el caso de los impuestos federales, por lo general nunca se gravan (aunque esto puede no ser cierto en algunos estados). Asimismo, cualquier gasto incurrido en la obtención de ingresos exentos de impuestos es deducible para fines contables, pero no fiscales.
  • Dividendo especial recibido deducción. Los dividendos que una empresa recibe de otros negocios en los que es propietaria están sujetos a impuestos a menos del 100 por ciento, dependiendo de la cantidad de propiedad. Para la contabilidad financiera, se incluyen todos los dividendos que recibe una sociedad GL como ingresos.

Para la deducción del dividendo recibido, si la compañía tiene menos del 20 por ciento de participación en el otro negocio, la compañía deduce el 70 por ciento. Por ejemplo, si el dividendo es de $100, la compañía reporta sólo $30 como ingreso gravable.

Para una participación del 20 al 80 por ciento, el negocio deduce el 80 por ciento del dividendo. Para más del 80 por ciento de la propiedad, la compañía no reporta ningún dividendo como ingreso gravable.

Reply